Pedro Álvarez murió a los 20 años por el disparo de un policía en presencia de su novia. Ésta lo describe perfectamente (sólo se equivoca en un número de la matrícula) y lo reconoce en el momento de su detención. No se ordena más investigación. Cinco días después el policía está en libertad, hasta hoy.

Ha habido miles de casos similares de abuso de poder desde el asesinato de Pedro, lo que indica que no es algo aislado como nos quieren hacer creer. ¿No están para protegernos, las fuerzas de seguridad? Parece ser que hay un sector de estas fuerzas que tiene su propia justicia y el pueblo no podemos hacer nada por impedirlo.

Aunque nadamos a contracorriente y soportar muchísimas presiones, durante estos años hemos recibido el apoyo de miles de personas y cientos de colectivos, lo que nos ha hecho avanzar y coger fuerzas. Todo mientras la administración nos mira por encima del hombro, nos presiona y nos desprestigia, y criminaliza hasta las pintadas “XX años sin Pedro” que jóvenes espontáneos realizan en las paredes.

La locura belicista represiva no es algo de la época fascista. Actualmente sigue existiendo, en un sistema aparentemente democrático y de libre expresión. Se criminaliza la okupación, el movimiento antimilitarista, la antiglobalización, y la justicia está todavía muy marcada por las clases sociales.Pedro sigue muerto y el asesino sigue en la calle y “protegiendo al pueblo”.

¿Todavía crees que la policía te protege? Basta ya de impunidad. Basta ya de abusos de poder. Apertura de las investigaciones YA. Condena del culpable YA.