De Pedro Álvarez podríamos decir muchas cosas, por ejemplo, que es un hombre, alto, con el cabello castaño claro, de unos 40 años, que vive felizmente casado desde hace años. Que vive en una casita de alquiler, y como todo el mundo lucha día a día para llegar a fin de mes, pero aún así es feliz. Tiene dos hijos que son la alegría de la casa, crecen sanos y contentos en las afueras de Barcelona. Los fines de semana quedan con los abuelos, que los quieren mucho, y los llevan a pasear por el barrio de Sant Marti, lugar de residencia de la familia desde hace muchos años. Es conocido por su simpatía y humildad, y por ser un buen hijo, padre y amigo. De Pedro Álvarez podríamos decir también que es un trabajador, un hombre de principios que sigue adelante, y que cuando puede se escapa con la mujer y los niños a un apartamento en la playa, que alquilan de vez en cuando.

Pero por desgracia Pedro Álvarez hace veinte años que está muerto, y todos estos momentos ni han pasado ni pasarán nunca.

Carteles de la campaña "20 años sin Pedro"

Un fatídico 15 de Diciembre de 1992,Pedro, que en aquellos momentos era un joven con todo el futuro por delante, fue asesinado, y en lugar de disfrutar de una vida en familia, lo que pasó ha convertido en un auténtica pesadilla la vida de los padres, familiares y amigos, una vida truncada por culpa de una simple discusión de tráfico. Ese día Pedro iba con su pareja por la avenida de Catalunya de L’Hospitalet de Llobregat, y al cruzar la calle un coche estuvo a punto de atropellar a la chica; ante su sorpresa el vehículo se detuvo, y de él salió un hombre, que sin mediar palabra le espetó un tiro en la cabeza, causándole la muerte en el acto. Esto rompió el futuro de un joven y destrozó tanto en la familia como los amigos, pero por desgracia su calvario acababa de empezar.

Desde ese día familiares y amigos han intentado que se haga justicia, ya que el caso fue cerrado por falta de nuevas pruebas poco después de los hechos. Se hace muy extraño entender cómo puede ser que la justicia, los fiscales, que todo lo denuncian, no muevan ni un dedo para saber que pasó aquel fatídico día. Ahora, después de 20 años denunciando el caso, a este le queda poco para prescribir, y si esto ocurre será el olvido legal del caso de Pedro, el asesino quedará impune, y jueces y fiscales se mancharán, otra vez, sus manos de sangre.

La familia ha seguido todo este tiempo batallando, luchando y buscando soluciones en las instituciones públicas, y todo el mundo ha dado la espalda al caso, con muchas promesas y pocas acciones reales. La Generalitat, los Ayuntamientos de Barcelona y L’Hospitalet, los diferentes partidos políticos, el defensor del pueblo, … todos y todas los que no estáis moviendo un dedo para el esclarecimiento del caso, también tendréis las manos manchadas de sangre si este crimen queda impune.

Que quede claro que tanto los familiares, los amigos y las amigas de Pedro NO OLVIDAREMOS nunca lo que ha pasado y seguiremos exigiendo JUSTICIA !

Porque la memoria de Pedro Álvarez no se borra, ni legalmente, ni jurídicamente, salgamos  tod@s a la calle el próximo día 15 de diciembre

11:30h OFRENA FLORAL a l’Avinguda de Catalunya de L’Hospitalet (Metro Torrassa L1)  i

17H. MANIFESTACIÓ Plaça Universitat ( BCN)