La Plataforma calienta motores con la reivindicación en la calle de una jornada social el próximo 10 de noviembre

El asesinato de Pedro Álvarez a manos de un policía que salió de la cárcel con total impunidad al tercer día de su detención cumple el próximo diciembre 20 años de indignación y complicidad judicial, pero también de una no resignación ante la injusticia que ha convertido al caso en la bandera de todos los casos de abuso de poder por ser el movimiento social europeo al respecto más antiguo y todavía vivo.

Manolito Rastamán ultima detalles de uno de los murales realizados

Pedro Álvarez, un joven de 20 años, acompaña a su novia a su casa en la ciudad catalana de l’Hospitalet de Llobregat, cuando un coche casi la atropella. Pedro entonces inicia una discusión con el conductor que finaliza cuando éste coge un arma del coche y le descerraja tres tiros que acaban con su vida. Las sospechas recaen contra un policía nacional que es detenido y puesto en libertad al tercer día. La jueza dificulta la investigación e inicia un proceso totalmente irregular a pesar de que todas las pruebas apuntan hacia el autor: balística, automóvil, rueda de reconocimiento, etc.

A partir de entonces familiares y amigos de Pedro, acompañados de decenas de movimientos sociales, artistas e intelectuales, crean una plataforma encabezada por los padres de Pedro, Juan José Álvarez y Carmen Peso, que en medio del dolor y la impotencia intentan implicar a la sociedad y a los medios de comunicación para exigir responsabilidades a las autoridades, y denunciando una y otra vez, el caso de abuso de poder que les había arrancado la vida de un hijo.

El próximo 10 de noviembre la Plataforma calienta motores en la calle, como siempre, con una jornada informativa y social donde se proyectará un documental sobre el caso a las 10.30 y se pintará un mural en homenaje, en el marco de una comida popular. Por la tarde se proyectará de nuevo el documental y se iniciará un debate sobre la prescripción de los delitos de sangre. Será en la Plaza de Málaga de Barcelona.